Llavorsí-Moleta, el tramo perfecto con niños