5 cosas que debes tener en cuenta al hacer kayak en aguas bravas

El kayak se ha consolidado como una de las actividades preferidas en la costa. Sin embargo, lo que mucha gente desconoce es que también se practica en descensos en los ríos, lo que significa una experiencia única para los más intrépidos.

open-kayak-llavorsi-rocroi-3

Los ríos se convierten año a año en uno de los espacios preferentes para los que amamos el deporte de aventura al aire libre. Si tú también eres uno de ellos, te interesa seguir leyendo. Los deportes fluviales nos ofrecen amplias posibilidades ya sea mediante descensos en rafting, hidrospeed, padel surf y canoas, pero si hay una disciplina que puede practicarse tanto en mar como en lago y río, ese es el kayak.

Con el río hemos topado. Si estás de vacaciones en la montaña o te has escapado al Pirineo, puedes vivir una experiencia deportiva al aire libre sobre un kayak que descienda en aguas bravas. Y para ello no hay mejores destinos que el Pallars Sobirà, con el Noguera Pallaresa como escenario en el Pirineo Catalán, y Murillo de Gállego, en el Pirineo Aragonés. Pero no vayamos tan rápido: si eres debutante o te apetece introducirte en esta disciplina, hay varios detalles que debes saber.

Así es el kayak para descender por aguas bravas A diferencia del kayak de mar, estas embarcaciones destacan por ser más estables y más técnicas. Se trata de un kayak cerrado, con capacidad para una o dos personas, y que dispone de un asa en la proa y una en la popa. Es inflable, a diferencia de las que se usan en la costa.

Antes de subirte a la embarcación, debes saber que esta disciplina es parecida al piragüismo en aguas bravas en tanto que hay que bajar un río a gran velocidad y esquivar todo tipo de obstáculos y barreras. Además, exige un mayor dominio de la embarcación y más experiencia que el kayak en el mar.

Entonces, ¿todo el mundo está preparado o preparada para practicar kayak en aguas bravas? Desde RocRoi te animamos a probarlo si es lo que deseas, pero también te recomendamos introducirte a esta disciplina practicando primero en aguas tranquilas. Esta posibilidad se ofrece en el Lago de La Torrasa situada en el entorno del parque natural del Alto Pirineo, en la base de RocRoi.

5 cosas que debes tener en cuenta al hacer kayak en aguas bravas

Superada esa primera toma de contacto, ha llegado el momento de dar el salto al río para vivir un descenso en aguas bravas. Es fundamental que te muevas con rapidez para poder esquivar los obstáculos, rocas, cascadas o saltos de agua que puedan entorpecer la marcha. También, cabe mencionar la importancia de que interpretar los rápidos para anticiparte a las corrientes del río. A nivel técnico, hay que tener en cuenta que en aguas bravas la embarcación debe ir inclinada en todo momento para mantener la estabilidad durante el recorrido.

Además, es necesario saber nadar porque las posibilidades de volcar y caerte del kayak son muy altas en cada expedición. Cuando eso sucede, debes llevar a cabo un roll o maniobra de esquimotaje, para conseguir enderezarte y recuperar el equilibrio. Este movimiento consiste en recuperar la posición tras un vuelco completo mediante el uso de la pala o remo. Se trata de uno de los aspectos más importantes del kayak, pero de los más difíciles de aprender a realizar.

¿Demasiada información? Vente a probarlo al centro de RocRoi en Llavorsí. La expedición cuenta con un instructor especializado que guiará la ruta con total seguridad para que disfrutes de una experiencia apta para los más intrépidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *